jueves, 2 de abril de 2015

Del taylorismo al tayloring


El Departamento de Atención a la Diversidad del CPM Francisco Guerrero pretende generar a través de este blog un espacio de diálogo en torno a los múltiples ángulos que entraña la diversidad. Al hablar de diversidad estamos reflexionando sobre un término poliédrico que supone aludir a la diversidad del alumnado que configura el ámbito de aprendizaje y, por ende, implica la necesidad de tener en cuenta la diversidad de intereses, motivaciones y necesidades de los mismos.
Las enseñanzas artísticas y particularmente las enseñanzas musicales son propicias para el desarrollo de esta diversidad en el aula, especificándose en todo momento las materias en función del discente concreto. Por eso es un espacio idóneo para profundizar en las posibilidades que pedagógicamente supone la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner. Desde luego que siempre hay que ponderar las debilidades y fortalezas del alumnado y tratando en todo momento de potenciar las posibles debilidades, es fundamental que amplifiquemos las especiales cualidades positivas del alumno. Cuando en una tertulia improvisada decimos que alguien es un gran músico estamos aludiendo a un término con diferentes acepciones, pudiendo referirse a la capacidad para producir una sonoridad formidable, para improvisar excepcionalmente, para leer rápidamente partituras, para comprender musicalmente las obras, etc. Esta pluralidad de cualidades alude precisamente a las diferentes posibilidades que las inteligencias múltiples ofrecen en el ámbito musical.
Este blogmira en todo momento a las nuevas perspectivas que afloran en la pedagogía actual, siendo conscientes que en la particularidad de nuestras enseñanzas no siempre son aplicables. Pero miramos para saber que conviene que nos renovemos siempre que sea necesario. Por eso asumimos que pueda haber un matiz de disrupción, como diría Edward de Bono "una provocación" ya que cualquier tendencia mínimamente creativa implica ofrecer un nuevo enfoque novedoso ante los hábitos anteriores. Nuestra divisa en cierta medida podríamos resumirla con la frase de Daniel Goleman, gran paladín de la inteligencia emocional, cuando gráficamente habló de la necesidad de ir "del taylorismo al tayloring". En nuestro ámbito de aprendizaje esta transformación implica dejar de producir alumnos en serie regidos por un currículum uniforme en el que todos los discentes se amoldan a un marco rígido (taylorismo) para evolucionar hacia un currículum flexible que responda a los intereses, necesidades y cualidades del alumnado, que discurra en torno a sus fortalezas motivacionales y que se vertebre sobre sus inteligencias particulares (tayloring).
Esta atención a la diversidad reconoce que la educación es inclusiva. El currículum debe convertirse en un marco flexible para que los discentes alcancen las competencias y habilidades necesarias y los docentes unos mediadores que en un coaching permanente impulsan el protagonismo del alumnado en su aprendizaje.
Invitamos a los miembros de esta comunidad educativa a que participen en este blog proponiendo ideas, realizando comentarios, generando en definitiva una retroalimentación que a todos nos enriquezca y que colabore en el crecimiento del CPM Francisco Guerrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada